Compatibilidad de Libra y Libra

Compatibilidad de Libra y Libra

Libra

Compatibilidad de Libra y Libra

Libra

Dos personas de un signo que se dedica a conciliar y a armonizar es un éxito asegurado. Esta pareja tiene todo a su favor para afianzarse y crecer juntos. Te contamos todos los detalles de un dúo sin igual en el zodiaco.

Aspectos positivos.

Armonía: estos nativos se ocupan para que de verdad exista una armonía tan fuerte que hasta parecerá una melodía. La sincronización de sus energías será tan natural que parecerá que se conocen de toda la vida, incluso cuando recién comienzan a salir.

Equilibrio: este vínculo es despliegue de equilibrio y balance. Entre los dos encontrarán la forma de vivir una cuota igual de sexo, salidas, romanticismo, noches salvajes y tranquilas tardes bajo el sol o delante del televisor. Es casi imposible que una pareja conformada por este signo se aburra, ya que son muy creativos para sugerir formas de divertirse juntos y compartir momentos inolvidables.

Ceder: lo más hermoso en un vínculo de pareja es cuando uno cede para complacer al otro. ¿Te imaginas el resultado cuando ambos se turnan para ceder y hacerse feliz mutuamente? Esta será una unión democrática e igualitaria, por lo que siempre reinará la paz y la felicidad.

Aspectos negativos.

Exigencia: aunque parezca extraño, un hombre de Libra puede tornarse demasiado exigente con su compañera. En su afán por lograr un hogar armónico y una relación variada, puede llegar a delegar en su chica demasiadas responsabilidades y, como si esto fuera poco, dará mucho trabajo hacerlo sonreír con satisfacción ante una casa limpia, una rica comida casera y una mujer hermosamente vestida para salir; todo le parecerá insuficiente.

Querer aprovecharse: Libra da, pero pide tres veces más de lo que brinda. Por esta razón, siempre buscará sacar una ventaja de su pareja. Ni bien su compañero se dé cuenta de su estrategia, se volverá un hielo por haberse sentido usado.

Falta de límites: el hijo de la balanza es experto en ceder para satisfacer al otro, pero no es tan bueno cuando llega el momento de poner límites cuando su compañero se extralimita en las peticiones y exigencias. Cuando llegan los hijos, los límites difícilmente serán puestos a tiempo para corregir ciertas conductas que terminarán por exasperar hasta al librano más paciente.

Te puede interesar

Tus Comentarios

Privacidad